Columna semanal de Manuel Alcántara, La esquina desnuda, en Salamanca rtv al dia.

Cuando el pulso se hace insostenible en la medida en que los argumentos (legales y políticos) junto con las demostraciones de fuerza (del Estado de derecho y de parte de la sociedad movilizada) llegan a un callejón sin salida; cuando la opinión pública está cansada, a la vez que perpleja, por el panorama que tiene enfrente; cuando en el escenario internacional se observa con cuidado y asombro lo que está aconteciendo a la espera de ver cómo evolucionan los acontecimientos. Entonces, no hay más remedio que intentar deshacer el nudo gordiano en el que uno se encuentra. En democracia eso significa que hay que devolver la voz al pueblo. Aunque pesen argumentos, no siempre válidos, como la estabilidad, la responsabilidad y la supuesta defensa de las instituciones, la única salida es la convocatoria de elecciones. El embrollo catalán que tanto nos afecta a los españoles requiere de una salida política puesto que la que había el señor Rajoy no ha sido capaz de gestionarla.”

“Señor Rajoy: ¡convoque elecciones!”